Real Madrid y Barcelona protagonizarán en la capital española un duelo futbolístico de lujo en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, un clásico español y mundial con reedición dentro de tres días en la Liga.

Tras el 1-1 de la ida en el Camp Nou el 7 de febrero, todas las posibilidades siguen abiertas, aunque el equipo blanco juega con la pequeña ventaja del gol logrado a domicilio, que le daría el pase en caso de un empate sin tantos en el Santiago Bernabéu.

El conjunto merengue, a nueve puntos de los azulgranas en la Liga, podría salir muy reforzado de la semana de los Clásicos si llega a la final de Copa y recortar diferencias con respecto al conjunto culé en el campeonato español.

Con el aliciente añadido de poder eliminar a su eterno rival en un momento de la temporada tan delicado como el actual. Ambos equipos siguen vivos en las tres competiciones y una derrota podría suponer un bajón moral.

‘Estamos listos para lo que viene y para ganar. Son dos partidos muy importantes y tenerlos en una semana a todos los jugadores nos gusta’, advirtió el extremo brasileño del Real Madrid, Vinicius Júnior.

El sudamericano reemplazará al galés Gareth Bale, envuelto en la polémica tras no festejar con sus compañeros el gol de la victoria que marcó el fin de semana pasado ante el Levante en la liga.

A eso se suman las recurrentes lesiones de Bale desde que firmó por el Real Madrid. En total ha pasado por la enfermería en 22 oportunidades; siete de ellas por culpa de una constante dolencia en el sóleo izquierdo.

La gran novedad de la alineación del plantel madridista será el regreso del costarricense Keylor Navas a la portería del equipo. El meta tico, titular en todos los partidos de la Copa del Rey, tendrá ante sí una nueva oportunidad para reivindicarse en el que podría ser su último clásico.

Además, en la defensa la noticia es la vuelta de Sergio Ramos a la alineación. El capitán formará pareja de centrales con el francés Raphael Varane en una zaga en la que los laterales volverán a ser Daniel Carvajal y Sergio Reguilón.

A partir de ahí no habrá grandes novedades en la alineación del conjunto dirigido por el argentino Santiago Solari.

Enfrente tendrán un Barça que llega al Bernabéu con el argentino Lionel Messi en estado de gracia tras rescatar a su equipo el sábado frente al Sevilla con un triplete y una asistencia (4-2) en Liga.

Messi, máximo goleador de los clásicos (26 tantos), demostró su mejor cara y ya se recuperó del golpe en el muslo derecho, que lo lastró frente al Real en la ida de Copa.

‘Va a ser durísimo porque es contra el Madrid, en cancha de ellos, pero tenemos que ir a ganar el partido como lo hacemos en todos lados, y estamos confiados que lo podemos hacer’, dijo el ganador de cinco Balones de Oro.

Messi probablemente estará acompañado en ataque por el francés Ousmane Dembelé y el uruguayo Luis Suárez, quien volvió a reencontrarse con el gol el sábado tras una sequía de cinco partidos consecutivos.

Los azulgranas buscan su quinta Copa consecutiva, un récord inédito, pero tendrán que empezar por ganarle hoy a los merengues, quienes los superaron en una final del certamen en el 2014, cuando comenzó un reinado incontestado de los catalanes en el torneo desde entonces.

En caso de un nuevo empate a uno la definición del finalista será por penales. Una igualada sin perforaciones clasificaría al club merengue, mientras que un marcador de 2-2 le daría el boleto al combinado culé.

Posibles alineaciones:

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Kroos, Casemiro, Modric; Lucas Vázquez, Vinicius y Benzema.

FC Barcelona: Ter Stegen; Jordi Alba, Lenglet, Piqué y Semedo; Rakitic, Busquets y Vidal; Dembélé, Suárez y Messi.

TOMADO DE: PRENSA-LATINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *