Con algunos sinsabores, como el lugar 61 en la Olimpiada Mundial de Batumi y el cambio de federación de Leinier Domínguez, el mejor ajedrecista nacido en Cuba, después de Capablanca, termina un arduo y agitado…