La estampa de Juan Martín del Potro es grande y se agiganta. No solamente en el sentido figurativo tras alcanzar su segunda definición en Flushing Meadows, también con herramientas tenísticas que además de remitir a sus mejores días, los de su explosión precisamente en Nueva York (donde dejó atrás a Nadal y Federer para ganar en 2009 su hasta ahora único título del Grand Slam) sino con un plus de resistencia y superación que lo han convertido en un competidor superlativo, respetado como pocos y temido en los “grandes partidos”.

En esos nuevos años tras la definición épica ante el suizo para cortarle una racha de cinco trofeos al hilo, el argentino transitó un duro camino en el que nunca bajó los brazos y expuso una capacidad única para tener siempre un manotazo más para buscar, con cuatro operaciones de muñeca de por medio, su segunda corona de Grand Slam.

La final será su 100º partido al mejor de cinco sets desde que se coronó en Nueva York en 2009 con un record de 75-24. Además, hoy en su currículum figuran al menos seis temporadas desde esa época con al menos 30 victorias (2011-13, 2016-18) y más de 400 triunfos, tras superar esa barrera con el título en Indian Wells.

Del Potro estará buscando su segunda corona de Grand Slam y, de lograrlo, se convertiría en el jugador que más debió esperar en la Era Abierta entre su primer y segundo trofeo, con 22 participaciones de Grand Slam en el medio.

El tandilense también intentará romper una racha de ocho títulos en torneos de Grand Slam por jugadores de 30 años o mayores. Andy Murray (29) fue el último Sub 30 en levantar un trofeo Major en Wimbledon 2016.

Que la final sea contra Novak Djokovic será también algo especial para el argentino, si bien el serbio lidera el historial por 14-4, incluidos los tres que disputaron en la temporada 2017 cuando ganó en los torneos de Acapulco, Masters 1000 de Indian Wells y de Roma.

Si bien Nole viene de quedarse con los últimos tres cruces ante el argentino, Del Potro ha sabido domarlo y ponerlo en aprietos en instancias decisivas de eventos trascedentes y ante quien probablemente haya comenzado su camino de regreso a los primeros planos tras vencerlo en el debut en los Juegos Olímpicos de Río.

Naomi Osaka hace historia al ganar el US Open

Naomi Osaka se convirtió en la primera jugadora japonesa en ganar un Grand Slam luego de vencer a Serena Williams por 6-2, 6-4.

El partido fue interrumpido por problemas entre Williams y el árbitro Carlos Ramos, quien le dio varias violaciones a Serena, incluyendo una penalización en el juego que puso a Osaka arriba 5-3 en el segundo set.

Antes de la penalización del juego, Williams recibió una segunda violación, esta vez por azotar su raqueta, y otra vez le gritó al juez de silla que le había dado una primera advertencia para el entrenamiento.

Esa segunda violación del código le costó a Williams un punto, lo que significa que Naomi Osaka tuvo un 15-0 incluso antes de lograr su primer servicio en el sexto juego del segundo set.

Williams recibió una primera violación por parte de Carlos Ramos por haber sido entrenador antes en el set, diciéndole que prefería perder antes que hacer trampa. Ella reanudó esa discusión después de la segunda violación, todavía enojada por la primera violación. nueva raqueta y luego tomó la cancha para discutir nuevamente sobre el coaching.

“Me debes una disculpa”, dijo. “¡Nunca he engañado en mi vida!”

TOMADO DE: ESPNDEPORTES TENIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *